Técnicas de prevención

BULLYING EN ESCUELAS: CONSEJOS PARA DOCENTES

13/09/2021

Etiquetas: , , ,

* Por Paola Zabala, Directora de Comunidad Anti Bullying Argentina  – Liquidadora en Provincia ART

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”. Nelson Mandela

Se denomina bullying o acoso escolar, al hostigamiento que ejerce un compañero o compañera sobre otro u otra con el propósito de agredir, humillar o socavar su estima generando su aislamiento y entorpeciendo su desenvolvimiento escolar. Sin embargo, no todo lo que duele es bullying. Estamos en presencia de acoso escolar cuando se dan las siguientes condiciones:

  • Necesariamente debe ejercerse entre pares.
  • Existe una relación asimétrica de poder entre hostigador y hostigado.
  • Debe realizarse con intencionalidad.
  • Debe realizarse de forma sostenida en el tiempo.
  • La victima debe ser siempre la misma persona.

El correcto diagnóstico es fundamental para poder realizar la adecuada intervención dado que no se procede de la misma forma si hablamos de discriminación o de alguna otra forma de violencia. El uso mediático de la palabra no colabora, dado que se aplica de manera frecuente de forma incorrecta, provocando una pérdida de sentido en el término: si todo es bullying, nada es bullying.

Existen diferentes abordajes, uno de los más conocidos es el método finlandés KIVA que propone trabajar con los “testigos” que, ya sea por acción u omisión, también participan de la dinámica. Menos difundido es el método Pikas que consiste en una serie de entrevistas individuales con quien comete la agresión, quien la sufre y los espectadores, acordando con ellos estrategias individuales de ayuda a quién está siendo hostigado/a.

No hay recetas: cada situación debe ser abordada en forma puntual. Sin embargo, desde Comunidad Anti Bullying se sugiere y se acerca a las instituciones escolares, un protocolo que garantiza la rápida intervención sobre las medidas a tomar para evitar el agravamiento de la situación. Esta guía reviste carácter orientativo; sin embargo, resulta práctica como medida de posvención.

Por supuesto la mejor herramienta que tenemos para trabajar es siempre la prevención, la formación y la concientización acerca de este tema, propiciando entre los estudiantes la superación de estereotipos y prejuicios y promoviendo la empatía y las relaciones de respeto entre pares.

Es de suma importancia deconstruir algunos mitos tales como: es cosa de chicos, siempre ocurrió, te forja la personalidad, te hace más fuerte, etc. Para ello es necesario no minimizar nunca la situación, proteger a la víctima como primera medida, intervenir con todo el grupo, no sólo con el hostigado y hostigador. Tampoco culpabilizar al acosador, ni rotularlo como delincuente, no debemos olvidar que se trata de niños en proceso de formación. Más bien se debe ahondar acerca de cuáles son los motivos que lo/la impulsan a hostigar a la víctima, reforzando siempre que la violencia es inadmisible. Entre otras medidas es fundamental no exponer a al niño o la niña hostigado/a frente a sus compañeros y tratar la información con la mayor confidencialidad.

Si abrimos los ojos y los oídos podemos darnos cuenta de que no es necesario ser profesional de la salud mental para detectar el problema, no se requiere mucha sensibilidad y disponibilidad para poder darnos cuenta cuando un alumno es víctima de acoso escolar.

Algunos indicadores que un niño/a está siendo víctima de bullying:

  • Permanece solo/a durante los recreos buscando la presencia de un adulto, o permanece en el aula aguardando la llegada del docente.
  • Cambios en sus actitudes, puede presentarse una baja de las calificaciones escolares.
  • Con frecuencia requiere retirarse de la institución aduciendo motivos de salud (me duele la panza, la cabeza).
  • Cuando llega el momento de realizar un trabajo grupal por lo general permanecerá solo/a.

Para cerrar este artículo me resulta importante destacar que, como reafirmara en mi charla TED, “El Bullying no es cosa de chicos”, es un flagelo del cuál no pueden salir solos y se requiere presencia, intervención y escucha activa de los adultos.

Durante el mes de septiembre, Provincia ART ofrece cursos gratuitos para docentes. Para conocer el calendario completo, hace clic acá.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.