Bienestar

CIBERBULLYING U HOSTIGAMIENTO DIGITAL

12/10/2021

Etiquetas: , , ,

* Por Paola ZabalaDirectora de Comunidad Anti Bullying Argentina  – Liquidadora en Provincia ART

“Éramos amigas desde jardín de infantes, luego llegamos a la primaria y nos tocó en estar en burbujas diferentes.  A mí me tocó con el chico que a ella le gusta. En el verano él me invitó a su casa porque tenía pileta, yo quería ir, a ella no la invitaron…Así que yo le mentí, pero fui igual, me parecía injusto. A partir de ahí las cosas se pusieron feas. Un día en su historia de Instagram escribió ¿Quién es más linda yo o la marrana? La marrana era yo…la foto que puso era un sticker que hizo con una foto graciosa que una vez nos sacamos juntas. Todos empezaron a votar. Todos se engancharon. En el grupo de WhatsApp hay un montón de stickers con fotos de mi cara, también de fotos mías que tomamos cuando nos fuimos de vacaciones juntas. Ya no aguanto más. El otro día le pedí a mamá que me retire de la escuela porque me dolía la panza, me dijo que esto no puede seguir pasando, que yo le tomé el tiempo y que ella tiene que trabajar. No quiero contarle lo que me pasa, tengo miedo de que me saquen el celu, así no me voy a enterar de nada de lo que dicen de mi”.

Esta es una historia en tiempos de pandemia, pero no es la única. Si el bullying requiere de la presencialidad, podríamos decir entonces que deberían haber disminuido los casos en medio de las clases virtuales. Sin embargo, datos estadísticos recabados demuestran que se encontraron otra forma de manifestarse: las redes sociales, los grupos de WhatsApp, juegos en red. A esto se lo denomina ciberbullying u hostigamiento digital entre pares. Estas agresiones consisten en subir imágenes comprometedoras (reales o editadas), crear un perfil falso haciéndose pasar por la víctima, compartir su dirección de correo para exponer al acosado/a  a que lo contacten otras personas por ofrecer servicios sexuales, dejarle comentarios ofensivos en sus posteos, publicar encuestas de Instagram donde se vota a la más fea/o entre otras acciones. A diferencia de bullying, el ciberbullying los expone a un número indeterminado de personas, se puede perpetrar en cualquier horario, fines de semana, vacaciones, y a veces eliminar ese tipo contenido de las redes es muy difícil. Las redes potencian fácilmente la viralización de estas ¿bromas?

Podemos aseverar que el ciberbullying es tan o más dañino que el bullying. En la red los chicos se sienten impunes, carentes de responsabilidad, y propicia respuestas rápidas e impulsivas así como también más agresivas porque como el acoso se realiza a distancia disminuye la empatía del agresor con la víctima porque el ver las reacciones actúa como moderador de las conductas.

Estadísticamente a partir de los 8 años la mayoría de los niños se encuentran en posesión de un celular. Esto también precipita la presencia en las redes a edades más tempranas que la permitida legalmente (13 años). No son conscientes del riesgo que representa exponer contenido personal, y no tienen los recursos psicológicos de un adulto a la hora de evaluar riesgos. La popularidad, cantidad de seguidores, es un valor positivo sobre todo para los adolescentes debido a la necesidad de reconocimiento de sus pares. De aquí el impacto que tiene en sus vidas el Acoso virtual. ¿Virtual? Empleamos este término para referirnos a algo que no es real. Pero las consecuencias son tangibles, el ciberacoso no tiene horario, esto somete a los chicos a un grado de stress superlativo, viven tensionados y pendientes de lo que sucede en las redes.

No es nuestra intención demonizar a la tecnología cuando ha sido y es la herramienta que nos permitió seguir vinculados en la virtualidad, mirar obras de teatro, estudiar, enseñar, y hasta los festejar zoompleaños. Pero como en otras cuestiones, mal utilizada trae aparejados otros riesgos de los cuales no estaríamos hablando de no ser a causa de ella: Se incrementaron los casos de Grooming (adultos que contactan a niños o adolescentes con fines sexuales), sexting (intercambio de imágenes de índole sexual o erótica); debido al incremento del uso de dispositivos móviles.

Millie Bobby Brown la actriz de Stranger Things se ha convertido en una gran activista contra el Acoso Escolar y en las redes. Declara que ha decidido borrar su cuenta de TikTok debido a un incidente con una fan y se despide dejando un mensaje de respeto y amabilidad. Recientemente Leonel Messi también nos deja un anuncio para concientizar sobre el abuso en las redes. No sólo niños y adolescentes son víctimas de este tipo de flagelos, también personalidades del deporte, actores, conductores de radio y tv, también sufren el embate de los haters (odiadores).

Seamos responsables de nuestras acciones en internet, dialoguemos con los menores para que conozcan las buenas prácticas necesarias para la convivencia digital. Las fotos, videos, comentarios que realizamos pueden dañar nuestra reputación y la de otras personas. No compartas material de alguien más que si fuera tuyo no te gustaría que circulara.  Tergiversando al gran René Descartes los invito a “Pensar, y luego postear”.

Durante el mes de Octubre, Provincia ART ofrecerá cursos gratuitos relacionados con el bienestar psicosocial. Para inscribirte hace clic acá.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.