Bienestar

CÓMO AFRONTAR EL ESTRÉS DE FIN DE AÑO

21/12/2021

Etiquetas: , , ,

*Por Ezequiel Dominguez, Lic. en RRLL, especialista en factores de riesgos psicosociales en el trabajo y RSE.

Ya en diciembre y acercándose fin de año, comienzan las “corridas”, con grandes niveles de estrés, característica de esta época. Comenzamos a sentir malestar, agotamiento físico y mental, dolores de cabeza, de estómago, contracturas, estamos más irritados, menos pacientes, frustrados, cuando en realidad debería ser un mes cubierto de eventos que deberíamos disfrutar y no padecer.

Especialistas de la salud mental afirman que en este periodo aumentan las consultas por estrés, ansiedad y depresión y se complejizan los cuadros de quienes ya están en tratamiento, sumado a que aún estamos en tiempos de COVID 19.

¿Qué es lo que hace especial a este mes?

Gran cantidad de eventos sociales y laborales por festividades, festejos  con amigos, , actos escolares por fin de clases, los finales de las universidades, la sorpresa de nuestros hijos que se llevan materias para rendir en diciembre, organizar las festividades, desde dónde ir, hasta lo abrumador de planear los preparativos desde las  comidas a los regalos, las grandes filas de los shoppings, paseos de compras y supermercados, el cierre de año fiscal, las obligaciones laborales con las particularidades de los feriados y días no laborables que hacen que se acumule más trabajo, bares y restaurants colapsados, la carga financiera producto de los gastos asociados a esta fecha, programar las vacaciones, entre otros.

Recordemos el concepto:

El estrés es la respuesta fisiológica relacionada con un acontecimiento (estresor) que si es intenso y prolongado en el tiempo resulta perjudicial para la salud y diciembre parece estar cargado con varios factores estresantes como: eventos, compromisos, y reuniones, sumado a nuestras responsabilidades y rutinas de cualquier mes, siendo inevitable sentirse estresado además del cansancio acumulado del año

Al margen del entorno, las exigencias internas de querer cumplir las expectativas de todos y cómo recibe o se toma cada uno las particularidades de este mes. suman una mayor carga.

Consejos prácticos podés reducir al mínimo el estrés:

  • Planificá con anticipación.

La forma más sencilla es hacer una lista de todo lo que debemos hacer y queremos cumplir, pero que sean objetivos posibles y alcanzables, luego disponer las prioridades y estrategias para alcanzarlas. Recordá que tu vida sigue y no se frena por las festividades, tus rutinas y responsabilidades siguen y si son muy cargadas….

  • No dejes todo para último momento:

Es importante la frase de Viktor Frankl, “Intenta hacer todo lo antes posible y no en el último momento. Esto garantiza que cuando estés sobrecargado de trabajo, no enfrentes el estrés adicional de saber que todavía hay algo por hacer.”

  • No te exijas demasiado. 

En lugar de esperar que todo salga a la perfección, relájate. Siempre habrá imprevistos, así que no te sobre exijas. Intentá al menos llegar a las prioridades.

  • Mantené una actitud positiva:

Si las cosas no salen como esperabas, enfrentalo con positivismo “Un cerebro positivo es 31 por ciento más productivo que un cerebro en negativo, neutral o estresado.” Si estamos frustrados, experimentamos emociones y sentimientos negativos, que se contagiarán a nuestro entorno (contagio emocional), por eso es importante gestionar nuestras emociones, si estamos cargados positivamente contagiaremos positividad.

  • Repartí las tareas

¿Cuántos integrantes somos en la familia? No depende todo los que haceres de un solo integrante, por eso es importante dividir tareas y pedir colaboración con tareas difíciles. Muchas veces sucede que algunos no quieren colaborar diciendo: “no sirvo para eso”, el método de imitación es la herramienta perfecta, pueden aprender estando a nuestro lado así la próxima ocasión podrán hacerlos solos.

  • Resolvé tus problemas con el entorno.

Aprovechá que esta es una época de reconciliación para hablar con los seres queridos con los que tenés algún problema, es decir, sacar los trapitos al sol, pero no en el evento, sino unos días antes. El diálogo es la clave, tomá la iniciativa y citalo en un café o llamalo telefónicamente. Si es imposible reconciliarse con anticipación, mantené en el encuentro la bandera blanca de la paz, las personas en conflicto no deben ser los protagonistas del evento.

  • Evitá entrar en conflictos.

Si alguien intenta generar polémica, no le sigas el juego, pero también evitá abordar temas polémicos como la política, la religión, la educación, rivalidades deportivas, o conflictos del pasado, suelen ser motivo de discusión y provocan un sentimiento de pertenencia y de grupo que tiende a unir a las personas como a desunirlas.

  • Estate preparado para las preguntas incómodas

En estas fechas, es inevitable encontrarnos con personas que no son de nuestro agrado que para incomodarnos preguntan: “¿todavía sin trabajo?”, “¿aún soltero?”, “¿Seguís en la casa de tus padres? “. Uno no está obligado a contestar si no quiere hacerlo, estemos preparados para estos comentarios y tengamos una respuesta asertiva y no agresiva “me siento un poco incómodo con lo que me preguntás… hablemos de otra cosa…”.

  • Aprendé a decir que no. 

Es mejor no comprometerte con tareas que demandan gran cantidad de estrés, que no puedas cumplir o terminés haciéndolas mal. Muchas veces decimos que sí por miedo al rechazo, evitar discusiones, buscar la aprobación o satisfacer a los demás., es mejor rechazar la solicitud del otro amablemente para no defraudarlo.

  • Cuidá tu economía:

En ocasiones queremos dar regalos a nuestros seres queridos, pero no estamos en una posición para hacerlo, aun cuando las cuotas con tarjetas nos alivian: por eso definí cuánto dinero podés gastar o usá tu creatividad como dar un presente hecho con nuestras manos,  jugar al amigo invisible o solo regalar a los más pequeños que esperan la llegada de Papá Noel. En una sociedad de consumo, a veces olvidamos que el amor y la amistad no se manifiestan con regalos.

  • Acepta tus sentimientos. 

En estos tiempos hemos perdido muchos seres queridos, sentir tristeza y angustia es normal, es correcto expresar tus sentimientos y hasta llorar. Recordá todos los momentos hermosos vividos con cada uno de ellos.

  • Practicá el Sano egoísmo

Si bien sabemos que diciembre es un mes agitado, es necesario tomar un respiro, Disfruta de momentos y actividades que te hagan bien y relajen, sin distracciones, para recargar pilas y enfrentar los desafíos como meditar o leer un libro.

  • Otro diciembre con pandemia:

Por segundo año consecutivo debemos mantener el distanciamiento, usar el barbijo, no compartir utensilios, que los festejos y reuniones no sean motivo de bajar la guardia y relajarnos, aun debemos seguir todas las medidas preventivas. Cuidándote nos cuidamos. Si tenés síntomas o estuviste en contacto con alguna persona que contrajo coronavirus no asistas a reuniones.

Aún estamos a tiempo de tomar el control de diciembre, aprendé a reconocer los estresores que te causan malestar para que puedas combatirlos. Con una buena planificación y una postura positiva, podrás disfrutar de este mes y no llegar agotado a fin de año. Recordá la inversa del estrés es pasarla bien.

Provincia ART ofrece una serie de cursos de 30 minutos sobre relajación, para inscribirte hace clic acá. También podes visitar el video de “manejo del estrés” haciendo clic acá.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.