Columna del Experto

ESTRÉS POR CALOR

15/12/2021

Etiquetas: , , ,

*Por Carlos Alberto Rivas, Licenciado en Higiene y Seguridad, Provincia ART

Cuando realizamos actividad física generamos calor, que, a su vez, lo incorporamos del medio ambiente. En ese momento, nuestro organismo activa sus mecanismos para evitar que aparezcan inconvenientes, siendo muchas veces insuficiente, cuando nuestro nivel de actividad es exigente y las condiciones ambientales muy calurosas.

Los seres humanos necesitamos mantener una temperatura interna constante para desarrollar la vida normal. A tal efecto contamos con procesos fisiológicos que permiten que nuestra temperatura se establezca en aproximadamente 37º C, y permanezca constante.

El estrés térmico por calor es la carga de energía calórica que los seres humanos reciben y acumulan en su cuerpo y que resulta de la interacción entre las condiciones ambientales del lugar donde se encuentran, la actividad física que realizan y la ropa que llevan. Es decir, el estrés térmico por calor no es un efecto patológico que el calor puede originar en las personas, sino la causa de los diversos efectos patológicos que se producen cuando se acumula excesivo calor en el cuerpo.

Si nos exponemos de manera prolongada a elevadas temperaturas nuestro organismo se va a sentir afectado. En un ambiente con mucha humedad, escaso viento y baja presión atmosférica, nuestro cuerpo no puede adaptarse, y si esta situación se mantiene durante varios días, perjudica nuestra salud de modo significativo.

El exceso de calor corporal puede hacer que aumente la probabilidad de que se produzcan accidentes y se agraven dolencias previas (enfermedades cardiovasculares, respiratorias, renales, cutáneas, diabetes, etc.). Al no poder mantener una temperatura normal sumado a la falta de una hidratación adecuada, pueden aparecer distintos síntomas, entre ellos:

  • Insolación
  • Fatiga
  • Mareos
  • Perdida de la concentración
  • Agotamiento
  • Cefaleas
  • Sarpullidos
  • Calambres
  • Deshidratación
  • Agravamiento de las patologías prexistentes
  • Desmayos
  • Golpe de calor
  • Efectos de las radiaciones ultravioletas
  • Etc.

Medidas preventivas:

  • Evitar las salidas y actividades físicas en las horas de más calor, especialmente entre las 11 y las 17 horas.
  • Mantenerse a la sombra.
  • Utilizar sombreros o gorras de color claro (estas últimas se pueden humedecer).
  •  Vestir ropa ligera y amplia (de algodón, por ejemplo), de color claro.
  • Utilizar protector solar adecuado, aplicándolo cada 2 horas.
  • Utilizar protección ocular adecuada.
  • Mantener cerradas las ventanas y cortinas en las partes de las propiedades expuestas al sol.
  • De la misma manera mientras la temperatura exterior sea superior a la interior. Abrirlas de noche.
  • En lo posible, permanecer en las habitaciones más frescas del domicilio.
  • Ducharse o bañarse varias veces para refrescar el cuerpo.
  • Llegado el caso se puede humidificar la ropa.
  • Beber abundantes líquidos (agua, zumos…), incluso sin sentir sed cada 15 minutos, al menos 2 a 3 litros por día.
  • No consumir bebidas alcohólicas, ni café, porque deshidratan.
  • Dormir 8 horas diarias.
  • Comer frutas y verduras.
  • Consultar con el médico si se toman medicamentos o se perciben síntomas no habituales.

Durante el mes de diciembre, Provincia ART ofrece una serie de capacitaciones gratuitas relacionadas con el calor. Para inscribirte hace clic acá.

Fuentes consultadas:

https://www.achs.cl/portal/ACHS-Corporativo/newsletters/pymes-achs-al-dia/Paginas/C%C3%B3mo-afecta-el-calor-a-los-trabajadores.aspx

https://www.geosalud.com/salud-ocupacional/trabajandocalor.htm

Centro de Prevención de Riesgos Laborales – DELEGACIÓN PROVINCIAL DE EMPLEO DE CÓRDOBA – ANDALUCÌA – ESPAÑA.

https://www.navarra.es/NR/rdonlyres/AF2BD786-0A6D-4564-9076-BE42220B4843/225685/calorytrabajoprofesional.pdf

Su dirección de correo electrónico no será publicada.