Bienestar

HACIA EL BIENESTAR PSICOSOCIAL POST PANDEMIA

11/10/2021

Etiquetas:

* Por Ezequiel Dominguez, Lic. en Relaciones laborales y especialista en RSE – Prevención en Provincia ART.

En los últimos años, el estrés, la ansiedad y la depresión se han convertido en padecimientos comunes para los trabajadores y trabajadoras, hecho que tras la pandemia se ha profundizado aún más. Esto impulsó la iniciativa de repensar el rol de las empresas hacia un camino que elimine los potenciales factores de riesgos psicosociales y la construcción de un aparato organizativo tendiente a la conformación de una empresa segura y saludable en pos de favorecer una cultura preventiva basada en hábitos saludables desde una mirada holística e integradora. Con ese objetivo, te presentamos el Espacio de Bienestar Psicosocial, donde recorreremos todas éstas tematicas con el fin de introducir, ahondar y repensar la salud psicosocial.

A fines de febrero del 2020 algunos volvíamos de las vacaciones y nos reintegrábamos al trabajo después de un descanso, otros se preparaban para empezar la universidad, las madres y padres compran los uniformes de sus hijos, etc. Había una planificación y organización para comenzar el año con objetivos y desafíos. En ese entonces comenzamos a escuchar acerca de un virus proveniente de los países asiáticos que se expendía hacia Europa, y que podía llegar a nuestro país. Con gran desconocimiento, pensábamos que se asimilaba a aquella gripe de 2011, donde el alcohol en gel comenzó a ser un elemento de uso cotidiano.

En marzo del mismo año, comenzó la cuarentena preventiva y obligatoria en Argentina. Al principio pensábamos que unos días en casa no estarían nada mal, pero se extendía cada vez más, esperábamos con ansias los comunicados presidenciales para saber cómo continuar con nuestras tareas habituales, si habría nuevas restricciones o flexibilizaciones. La pregunta que subyacía en ese entonces era: ¿cómo esta situación que atravesábamos nos iba a impactar física, psíquica y mentalmente?

Desde Provincia ART, se implementaron talleres para abordar esta situación que estaba atravesando el mundo. Recuerdo que, en aquellos encuentros de inteligencia emocional en el que soy  disertante, los participantes compartían lo que les ocurría: miedo a contagiarse, los efectos del aislamiento, las restricciones, la incorporación de nuevos hábitos preventivos, el teletrabajo, la educación de los niñas, niñas y adolescentes en el hogar, la enfermedad y la pérdida de seres queridos y más importante aún, la falta de un abrazo cálido, un apretón de manos, un beso y una palmada de sus familiares, amigos y entorno. Recuerdo aquellas palabras claves: incertidumbre, miedo, tristeza, angustia, ansiedad, ira. ¿Cómo hacía frente y salía airoso en mi capacitación si tantas cosas malas estaban pasando? Por suerte, se generaron espacios de intercambio cálido, esperanzadores, de aliento y buena energía.

En esos momentos vivíamos en una montaña rusa de emociones. Los había de mucha tristeza pero también de alegría, porque en la cuarentena también pasaban cosas lindas: nacimientos, cambios de trabajos, recuperaciones y muchos nos reencontramos con nosotros mismos y también afianzamos nuestra relación con nuestra familia y amistades, aparecieron los famosos amores de cuarentena, y lo mejor aún (y me emociona cuando lo escribo, se me humedecen los ojos y eso que siempre trato de mostrarme fuerte) comenzamos a valorar las pequeñas y simples cosas de la vida… no las voy a mencionar, porque para cada uno es particular.

Ya con el plan de vacunación en marcha, se acerca la vuelta a la normalidad ¿qué nos espera? ¿Será todo como antes? Este tiempo de reflexión, ¿mejorará nuestro porvenir?

Un panorama general

No debemos olvidar que, en estos últimos años, el estrés, la ansiedad, y la depresión se han convertido en padecimientos comunes para los trabajadores, debido a la incertidumbre, las crisis, y lo desconocido. Con la pandemia, se han incrementado estos niveles aún más.

Con la creación de la vacuna y el proceso de aplicación, la vuelta a la normalidad se avecina, y las empresas argentinas comienzan a planificar el regreso a los establecimientos laborales. Aparecen una gran cantidad de desafíos para las empresas para adaptarse a esta nueva normalidad: la actualización de los protocolos de higiene y salud, el esquema de vuelta gradual, la conformación de burbujas, la flexibilidad horaria, la capacitación al personal para fomentar responsabilidad individual acerca del respeto de las normas, pautas y distanciamiento, la importancia del transporte,  la creación y permanencia de esquemas híbridos entre la presencialidad y la virtualidad,  y muy importante aún, el énfasis puesto en los servicios de atención psicológica.

La pandemia dejó un impacto a nivel psicológico, afectó la salud mental de muchos trabajadores/as, aumentaron las consultas en salud mental, el incremento de trastornos mentales preexistentes, procesos de duelo por la pérdida de seres queridos, el síndrome de la cabaña, el proceso de resocialización, trastornos de estrés post traumáticos, y lo que conlleva enfrentarse y adaptarse a la nueva normalidad.

El acompañamiento de Provincia ART con sus clientes en el bienestar psicosocial

Todo lo acontecido, favoreció la iniciativa de repensar el rol de las empresas hacia un camino que elimine los potenciales factores de riesgos psicosociales y la construcción de un aparato organizativo tendiente a la conformación de una empresa segura y saludable, que favorezca una cultura preventiva basada en hábitos saludables y enfocada en las necesidades de los trabajadores desde una mirada holística e integradora.

Teniendo en cuenta todo lo que me pasó más lo que contaban los participantes de mis capacitaciones de inteligencia emocional, estrés y ansiedad, sumado a los aportes científicos en materia de salud mental surgieron una serie de interrogantes: ¿Cómo afectó a la salud mental esta pandemia? ¿qué consecuencias nos dejó? ¿qué aprendimos de ella? ¿qué tan importante es el bienestar psicosocial de nuestros trabajadores y trabajadoras? ¿cómo será la vuelta a la normalidad? ¿qué desafíos nos esperan?

Es el momento perfecto para comenzar a responder estas preguntas. Un puntapié será la Primera Conferencia de Bienestar Psicosocial en el ámbito del trabajo, con el objetivo es desarrollar conocimientos, promover la actualización, incorporar herramientas y recursos e implementar prácticas y políticas estratégicas capaces de generar cambios culturales que favorezcan la calidad de vida y bienestar biopsicosocial de los trabajadores y trabajadores de la organización.

Quienes participen en este evento, estarán preparados para dar respuesta a las necesidades de sus colaboradores, que son el eslabón fundamental en desarrollo de una organización, y a enfrentar las nuevas demandas del mercado laboral en materia de bienestar psicosocial, de esta forma convertirse en promotores y agentes de cambio hacia una empresa saludable.

Provincia ART ofrecerá una conferencia de Bienestar Psicosocial el día 29 de octubre. Si te interesa recibir mas información por favor enviá un mail a [email protected].

Su dirección de correo electrónico no será publicada.