Columna del Experto

LA ILUMINACIÓN EN LOS ENTORNOS LABORALES

14/07/2021

Etiquetas: , , ,

* Por Jose Luis Pannunzio, Licenciado en Higiene y Seguridad – Servicios de Prevención en Provincia ART.

En todo ambiente de trabajo, y para que la actividad laboral se pueda llevar a cabo de manera correcta, es necesario que la visión y la iluminación se complementen. Esa adecuación implica unas condiciones óptimas para ejecutar eficazmente el trabajo, sin fatiga.

La iluminación del puesto de trabajo tiene por objeto:

  • Favorecer al máximo la percepción de la información visual utilizada en el trabajo.
  • Asegurar un nivel adecuado para la buena ejecución de la tarea.
  • Procurar el mayor confort visual posible.

Esto implica la existencia de un contraste adecuado en el entorno de la tarea a realizar, la ausencia de deslumbramientos, tanto de las fuentes luminosas como de las superficies del entorno del trabajo y que el color de la fuente de luz sea adecuado a la tarea.

¿Qué factores influyen sobre el entorno y rendimiento visuales?

En la práctica estos objetivos se alcanzan diseñando un ambiente visual que considere las posibilidades fisiológicas de los trabajadores. Cada uno de ellos es susceptible de influir sobre el rendimiento visual del trabajador. De ello se desprende que cualquier avance en los factores mencionados supondría un avance en el rendimiento y las condiciones de trabajo. Este hecho va más allá del problema de la “cantidad” en la iluminación (iluminancia).

El ojo humano es el órgano fisiológico mediante el cual se experimentan las sensaciones de luz y color: transforma la energía luminosa en energía nerviosa que es, a su vez, transmitida al cerebro a través del nervio óptico.

El campo visual del ser humano está limitado por un ángulo de unos 130° en sentido vertical y de unos 180° en sentido horizontal.

Las radiaciones de la luz visible están comprendidas entre 380 y 780 nanometros (nm), que son los límites de sensibilidad del ojo.

El ojo tiene una mayor sensibilidad diurna para la longitud de onda de 555 nm, que se corresponde con el color amarillo verdoso y mínima para los colores extremos del espectro luminoso visible: Violeta y rojo; eso significa una mayor eficacia de las fuentes de luz amarillo verdosas.

En visión nocturna hay un desplazamiento hacia el espectro luminoso visible de menor longitud de onda, violeta y azul, y provocan más sensación de luminosidad con baja que con alta iluminación, y a la inversa con los colores del extremo del rojo.

La adaptación, la acomodación y la agudeza visual son conceptos y criterios generales que influyen en la iluminación:

  • Adaptación: Es el proceso que interviene cuando el ojo se ajusta a la luminosidad y/o al color del campo de visión. Este ajuste se lleva a cabo en la pupila, mediante su movimiento de cierre y apertura en función de la iluminación que ha de llegar al cristalino.

Cuando se pasa de una zona muy iluminada a otra completamente a oscuras el ojo se ve sometido a un proceso de adaptación que dura unos 30 minutos (para un ajuste total), en cambio, cuando se pasa de un local oscuro a otro bien iluminado, dicho período es de solo unos segundos.

  • Acomodación: Ajuste focal del ojo, a fin de tener la máxima agudeza visual en una variedad de distancias. Este ajuste se produce variando la curvatura del cristalino y con ello la distancia focal, por la contracción o relajación de los músculos ciliares.

Cuanto más próximo está el objeto la curva se hace mayor. La capacidad de acomodación del ojo disminuye con la edad a consecuencia del endurecimiento del cristalino.

  • Agudeza visual: Capacidad para distinguir objetos y detalles situados muy próximos unos a otros. Una persona tiene buena agudeza visual cuando puede leer sin esfuerzo, distinguir los detalles de un objeto minúsculo o reconocer un objeto a larga distancia.

La agudeza visual de una persona de 60 años es aproximadamente un 75% respecto a una de 20 años.

Pantallas de visualización de datos (PVD):

Si aplicamos estos conceptos a monitores de computadoras o máquinas de producción, y los adaptamos a utilizar equipamiento de alta definición, tendremos mayor nitidez y una mejor imagen y, por lo tanto, un menor esfuerzo visual de los ojos.

Ya sabemos algunos puntos acerca de como cuidar los ojos, solo falta aplicarlos, ya que nadie puede prevenirse de aquello que desconoce.

Durante el mes de julio, Provincia ART brindará una capacitación relacionada con la prevención en trastornos oftalmológicos y posturales en jóvenes para fomentar una vida sana y saludable. Para inscribirte hace clic acá.

Referencias:

  • Falagán Rojo, M J, Canga Alonso, A, Ferrer Piñol, P y Fernandez Quintana, J M – Manual de Prevención de Riesgos Laborales. Higiene industrial, Seguridad y Ergonomía – Editorial Firma SA.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.