Bienestar

LA VIOLENCIA DIGITAL ES REAL

18/11/2021

Etiquetas: , ,

* Por Paola Zabala, Directora de Comunidad Anti Bullying Argentina  – Liquidadora en Provincia ART

“Amnistía Internacional revela que una de cada tres mujeres ha sufrido violencia en las redes sociales en Argentina. De las usuarias de plataformas digitales que sufrió este tipo de agresiones, un 59% fue objeto de mensajes sexuales y misóginos, mientras que un 34% recibió mensajes con lenguaje o comentarios abusivos en general. Un 26% de las mujeres víctimas de violencia o abuso en las redes sociales recibió amenazas directas y/o indirectas de violencia psicológica o sexual.”

Definitivamente la tecnología llegó para quedarse. Nos despertamos con el uso de una aplicación llamada alarma, usamos recordatorios para no olvidar nuestros compromisos tales como una cita médica, pagamos nuestros impuestos, buscamos pareja, y hasta estudiamos carreras universitarias y diplomados a la distancia gracias a ella. Sería anacrónico pensar que en algún momento vamos a prescindir de su uso. Tampoco es nuestra intención demonizarla.

La tecnología no es buena ni mala, consiste en una herramienta, de nosotros depende su uso. De la misma forma en que la energía nuclear puede utilizarse con fines médicos para mejorar la salud de una persona, pero en forma de bomba atómica puede terminar con cientos de miles de seres vivos.

No podemos menos que reconocer que ha modificado nuestra forma de relacionarnos y vincularnos; podemos comenzar y terminar una relación por vía digital. La lejanía física ya no implica un impedimento para ejercer la violencia psicológica.

Violencia digital es aquella que sirviéndose de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como pueden ser por ejemplo: mensajes de WhatsApp, correos electrónicos, mensajes de texto, redes sociales, plataformas de internet o cualquier modalidad digitalizada por el que se obtenga, distribuya, difunda, exhiba, reproduzca transmita, comercialice, oferte, comparta imágenes o videos, reales o apócrifos de contenido sexual íntimo de una o varias mujeres sin su consentimiento. Estas violencias causan daño psicológico y emocional, refuerzan los prejuicios dañan la reputación causan pérdidas económicas y plantean barreras a la participación en la vida pública y pueden conducir a formas de violencia sexual y otras formas de violencia física”

Un reporte de la Organización de las Naciones Unidas indica que la violencia de género en los medios digitales es un “continuum” de las agresiones que sufren las mujeres en espacios físicos que se complejizan y amplían a través del uso de la tecnología.

Tendemos a pensar que la vida real y los espacios digitales son espacios separados, sin embargo, hoy sabemos que lo que pasa en las redes no queda en las redes, y que la realidad no se borra con un clic.

La violencia de género en línea produce afectaciones que van desde el impacto físico y emocional hasta otros de orden social como pueden ser el abandono del uso de la tecnología, la autocensura, perjuicios laborales, daño en la imagen pública, problemas familiares, aislamiento, etc., y afecta especialmente a grupos vulnerables como lo son las adolescentes.

Para prevenir la violencia digital es necesario incluir la formación de niños, niñas y adolescentes en conceptos tales como la ciudadanía digital, la huella y la identidad digitales a fines de educarlos, porque internet y el ciberespacio son un nuevo escenario integrado a la vida, donde también tenemos derechos y obligaciones como ciudadanos. Inclusive como adultos, desconocemos como denunciar en el ámbito digital cuando es necesario contar con registros y evidencias tales como capturas de pantalla para documentar la agresión y luego poder reportarla.

Online u offline, la violencia es una, y el impacto es el mismo. Los síntomas de las víctimas de violencia online son similares a los causados por el abuso sexual y la violencia doméstica. Por ello es de vital importancia dialogar informarnos de los derechos que tenemos como ciudadanos en internet y transmitirlo.

Provincia ART ofrece cursos psicosociales gratuitos en su oferta formativa. Para conocerla hace clic acá.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.