Columna del Experto

PAUSAS ACTIVAS: SU IMPACTO EN EL CUERPO

13/07/2022

Etiquetas: , ,

*Por Florencia Segovia, Licenciada en Higiene y Seguridad del Trabajo (UNTREF) y Diplomada en Ergonomía (UDEC), Provincia ART.

“¿Qué es una postura forzada?” “¿Cuándo hay postura forzada?” “¿Qué tipo de tareas tienen posturas forzadas?” suelen ser preguntas típicas en los asesoramientos a clientes o en las capacitaciones a profesionales y trabajadores.

En términos conceptuales existe postura forzada siempre que se adopten posiciones que exijan o excedan los ángulos de confort de nuestras articulaciones. Una postura forzada es toda aquella que se aleja de la posición normal o neutral del cuerpo. Trabajar de rodillas, en cuclillas, o con los brazos por encima de los hombros son ejemplos de posturas forzadas.

El cuerpo humano y su sistema musculoesquelético está diseñado para el movimiento, “somos movimiento”; por lo tanto, en la práctica laboral cualquier postura mantenida por períodos prolongados de tiempo, es sin dudas, una postura forzada. Esto implica que cualquier tipo de tarea puede estar expuesta a posturas forzadas, incluso las tareas del tipo administrativo con uso de pantallas de visualización de datos.

Un diseño adecuado del puesto de trabajo junto a la elección correcta de los elementos y herramientas que mejor se adapten a las tareas a realizar, son algunas de las medidas que los ergónomos proponemos para reducir el impacto de las posturas forzadas y otros factores de riesgo disergonómicos sobre la salud de los trabajadores.

Como medida complementaria, que además busca fomentar hábitos de vida más saludables, desde Provincia ART difundimos ampliamente la práctica diaria de pausas activas.

Las pausas activas son ejercicios de relajación y estiramiento de aquellos segmentos corporales más utilizados durante el trabajo. Se trata de pausas cortas pero frecuentes durante la jornada laboral que favorecen la alternancia postural, reducirán los efectos negativos de las posturas estáticas y ayudarán también a romper con la monotonía de la rutina. Implementar un programa de pausas activas colaborará con el cuidado de la salud física pero también psíquica y mental de las personas, lo que además contribuirá a mejorar o mantener el rendimiento de la organización de la que son parte. Las pausas activas nos ayudan a recordar que además de ser un cuerpo que trabaja, somos también un cuerpo que siente, y, por ende, debemos respetar los tiempos de descanso para ser más productivos.

Humanizar lo más posible los puestos de trabajo es uno de los objetivos del área de Ergonomía de Provincia ART. Buscamos promover la salud integral de los miembros de las organizaciones, atendiendo a sus capacidades, limitaciones y necesidades.

Provincia ART ofrece cursos gratuitos sobre Ergonomía y pausas activas. Para inscribirte hace clic acá.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.