Bienestar

DE LA NATURALIZACIÓN DEL MALESTAR A UNA VIDA SALUDABLE

11/11/2021

Etiquetas:

* Por Ezequiel Dominguez, Lic. en Relaciones laborales y especialista en RSE y en factores de riesgos psicosociales– Prevención en Provincia ART.

Estamos inmersos en una sociedad donde vivimos apurados, corriendo, con grandes responsabilidades, exigencias y presiones en los distintos ámbitos de la vida. Muchas veces comenzamos a sentir malestar, como cansancio, irritación, inseguridad, nerviosismo, dificultad para descansar, para concentrarnos, para tomar decisiones, para reflexionar; y distintas dolencias físicas, como dolores de estómago, de cabeza, de espaldas, de hombros o síntomas crónicos como hipertensión arterial.

Sin embargo, no paramos, aprendiendo así a vivir con el malestar y tomarlo como algo normal comenzando a naturalizar estos síntomas que empiezan a formar parte de nuestras vivencias y cotidianeidad.

Entendemos que vivimos dentro de una sociedad, que nos exige y demanda de forma permanente, y a veces no podemos darnos el lujo de frenar, pero: si nosotros no nos ocupamos de nuestra salud, ¿quién lo va hacer? Dependemos mucho de nuestro bienestar físico, psíquico y mental para salir adelante, para enfrentar desafíos, para cumplir objetivos y para alcanzar nuestras metas, y necesitamos estar saludables para lograr el éxito, pero parece que en la actualidad no llegamos a ocuparnos o darle el valor que se merece a la salud generándonos ciertas consecuencias

De los comportamientos que debemos desaprender y no naturalizar

Hace unas semanas preguntaba a un conocido que no veía hace mucho, cómo estaba, y me decía que estaba bien, me comentaba de su familia, sus estudios y de repente, me dice que se sentía un poco mal del estómago, con dolores y que le pasaba varias veces a la semana, agregando que era algo normal, que se automedicaba y se le pasaba. ¿Es normal sentirse mal?

Muchos síntomas y problemas pueden tratarse en casa, como un simple resfriado estacional. Pero en ocasiones sentimos un malestar crónico o signos y síntomas que deben preocuparnos. Sin embargo, muchas veces no queremos visitar a un profesional, nos auto diagnosticamos utilizando internet o nos auto medicamos. Ante un dolor de cabeza o cuello, tenemos una pastilla, otra para el dolor de estómago y otro medicamento para la toz, pero detrás de esa conducta no media prescripción médica. Si bien algunos medicamentos en nuestro país son de venta libre y están al alcance de todos, puede resultar perjudicial en determinadas situaciones. Por este motivo en caso de cualquier duda ante signos de alerta es desaconsejable la automedicación y más aún con medicamentos que solo pueden ser utilizados con una prescripción médico.

Muchas veces, aseguramos que el malestar que atravesamos está asociado al estrés, por una vida con grandes presiones, o por situaciones inciertas que nos tomaron de sorpresa. Si bien pequeñas dosis de estrés pueden ser positivo (eustrés) en dosis son elevadas, puede afectar a nuestra salud tanto mental como física. Aquí podemos estar frente a dos aspectos del estrés el agudo y el crónico:

  • En el primer caso, suelen aparecer uno o varios síntomas por determinado hecho o la experimentación de varios sucesos y suele ser temporal, finalizando al resolverse el problema.
  • El estrés crónico es acumulativo, y leva los niveles de la hormona cortisol y eso daña. Este estrés sostenido en el tiempo produce un agotamiento físico y emocional, generando un impacto y afectando en el bienestar emocional.

No debemos naturalizarlos. Hay que acudir a un médico, primero porque no estamos viviendo bien y segundo porque no estamos en condiciones para asegurar que el malestar es producto del estrés: detrás de esos síntomas pueden esconderse otras complicaciones y la ayuda profesional es necesaria.

La necesidad de acudir a un profesional

Hace poco me comentaron de el caso de un familiar cercano que fue a hacerse un chequeo anual y mientras el médico le realizaba algunas preguntas, comentó de dolores de cabeza a los que no le daba importancia. El médico detectó que sufría migrañas, un problema que existe en la familia. El desconocimiento y naturalización del síntoma lo hacía estar tirado en la cama, automedicándose y aguantando lo que creía que era un simple “dolor de cabeza fuerte”.

Por eso es recomendable que ni bien tengamos un malestar que nos resulte que puede ser grave, o ni bien hay algún/nos síntoma/s que genere malestar no aprendamos a vivir o a lidiar con el acudamos a un profesional de la salud. El mismo analizará tu estado de salud por medio de un examen físico y análisis complementarios para determinar la existencia de un problema. De esta manera se puede detectar una enfermedad a tiempo para tener la posibilidad de controlarla y eliminarla o minimizar el daño ya causado por alguna enfermedad por medio de un tratamiento.

Tomemos conciencia de nuestro cuerpo, emociones y pensamientos

Nuestro cuerpo es una herramienta imprescindible para comunicarnos y relacionarnos con el mundo. Escucharse es esencial; estamos tan centrados en los problemas o en los demás y nos olvidamos de mirarnos a nosotros mismos. Dirigir la mirada hacia dentro, escuchar a nuestro cuerpo, dedicarnos la atención adecuada, tomar conciencia de nuestro cuerpo, de nuestra mente, percatarnos de cómo estamos, cómo nos sentimos y hacer un seguimiento de aquellas sensaciones, emociones desagradables y displacenteras.

En algún momento en que estemos relajados y concentrados, un ejercicio es hacer un escaneo de los pies a la cabeza, e ir detectando tensiones, dolores y poner en palabras aquella sensaciones, sentimientos y emociones que registremos.  Al finalizar este ejercicio nos dará información sobre el estado de nuestro cuerpo y algunos sentimientos.

No solamente es importante tomar conciencia de nuestro propio cuerpo, sino también debemos identificar cómo nos sentimos y actuamos en distintas situaciones. La introspección es un proceso que ayuda es la autoobservación o la observación hacia la misma persona, al igual que los ejercicios mindfulness de conciencia corporal que se utiliza explorar nuestro cuerpo y tomar consciencia de ello es esencial para esta práctica.

Sentirse bien y equilibrado, conocer nuestras propias emociones, sentimientos y pensamientos, tener conciencia corporal, ocuparse de la salud de uno mismo y alcanzar la paz mental, son fundamental para disfrutar de la vida, para salir adelante, para cumplir nuestras metas y objetivos y estar motivado, preparado y en condiciones saludables para enfrentar los desafíos futuros.

Provincia ART ofrece cursos relacionados con el bienestar psicosocial. Para conocer la oferta de capacitaciones hace clic acá.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.